El poder de la palabra, o en este caso, el poder del contenido, es lejos el tema más importante para posicionar los sitios web en Google, y además, lograr la valoración de los usuarios para que convertir en los negocios, sea más sencillo también. La creación de contenido relevante es fundamental, pero también lo es la optimización del contenido antiguo. Para lograr relevancia y tráfico en tu web, hay que mejorar la estrategia de posicionamiento SEO.

Ahora, para entender cómo funciona el mundo del SEO hay que entender cómo clasifica Google las páginas web. En esta etapa existen 3 categorías: baja, media y alta. Y como esperamos que tu foco sea siempre aspirar a lo máximo, nos enfocaremos en la calidad alta. El análisis que realiza google lo aplica al contenido principal, secundario y los anuncios en páginas web, y aunque estas guías son universales, en realidad no hay un modelo para copiar,  si no más bien, depende de que el contenido sirva para su propósito, por muy variado que sea. Entonces: ¿Qué valora Google? Contenido único, de calidad e irrepetible.

Contenido único
El mejor y principal consejo para conseguir contenido único… es crearlo de primera fuente. Usar un lenguaje cercano, directo y relevante para el que busca y lee esta información. Recolectar información en internet para ver qué es lo que se está hablando, es una gran guía para comenzar a crear tu propio contenido. Ahora, es importante crear contenido único e irrepetible, que concuerde con el tono y estilo de tu marca, que sea segmentado y que este súper claro. El copy paste en esta estrategia funciona pésimo, por eso es importante darle un toque especial para lograr la relevancia que esperamos para el SEO.

¿Qué tópicos mejoran al optimizar el contenido en nuestro sitio web?
Mientras más y especializado sea el contenido, mayor será nuestro posicionamiento en Google:
– Los usuarios siempre van a elegir una página que esté actualizada, con información completa y vigente, ya que esto producirá confianza en ellos.
– Cuando estamos enfocados 100% en la creación de contenido, creamos un sentimiento de vigencia en nuestros lectores lo que nos mantendrá como un emisor con experiencia y experticia.
– Cuando la información del sitio web está desactualizada los motores de búsqueda castigan el sitio haciendo que la URL no se posicione en las primeras preferencias. Cuando optimizamos el contenido permitimos mejorar el tráfico hacia nuestro sitio web.

Contenido de calidad
Cuando generamos contenido este debe ser de calidad para que se convierta en información confiable. La principal frustración que tienen los usuarios es que al ingresar a un sitio web estos tengan información poco exacta, equivocada o que no esté presentada de manera que sea fácil de entender para los visitantes. Para esto es imprescindible que:
► La información (tanto contenido como información de producto) tenga un apoyo técnico, científico o comercial acorde.
► Siempre mantener en buen estado y vigencia en los sistemas que proveen los datos o información a nuestra web.
► Evitar y corregir los errores ortográficos, de sintaxis, gramática, entre otros.
►  Los datos tienen que seguir un orden lógico para que sea más fácil su uso. Por ejemplo cuidar el uso de mayúsculas, información numérica o abreviaciones.
► Además el contenido debe estar estructurado y homologado.

Contenido irrepetible
Las mejores prácticas para generar contenido, o editar este mismo, es que cumpla con ciertas reglas de forma y fondo, por lo que aquí te recomendamos algunos pasos a tener en cuenta al momento de crear esta información:
–  Antes de crear contenido, es importante definir qué quiero decir, o cuál es el fin principal de la información que estaré entregando.
– Después, concentrarse en temas específicos con un objetivo claro para que su extensión no lo convierta en contenido tedioso y cansador de leer.
– Ser claros, precisos y siempre considerar que el lector puede perder su interés rápidamente.
– La información de tu sitio web, o de tus mismas fichas de productos, deben estar optimizados con etiquetas H o HTML para que los textos importantes, estén donde tienen que estar.
– Usa apoyo audiovisual que apoye el texto, esto permitirá que el lector se mantenga alerta y el contenido sea relevante para los buscadores.

Cuando optimizamos el contenido es sin duda para que sea visto o leído por nuestros usuarios… pero siempre hay que considerar que nuestro principal lector siempre es Google.

Aquí los negocios están siempre en el punto de mira ya que Google es más severo con este tipo de negocios que con los demás. Aquí la lupa estará puesta, por ejemplo, en la revisión de la información de productos, que no esté copiada y que muestre varias opciones acorde, o también, que tus productos sean únicos y la atención al cliente sea excelente.  De cara a las reseñas de los clientes esto ayudará muchísimo ya que la valoración de los usuarios hará que aumente la relevancia en las búsquedas. La opinión que tienen otros usuarios, expertos, otros blogs, premios, reconocimientos y declaraciones positivas sobre tu marca aumentarán el nivel de calidad. 

EAT
Y no, no te estamos mandando a comer un sándwich mientras lees esta entrada, si no más bien hablamos de la tríada inglesa sobre la calidad del contenido: Expertise, Authoritativeness y Trustworthiness. En español: Experiencia, Autoridad y Confianza.

Estos criterios se tienen que convertir en el mantra al momento de crear información de productos y en realidad, cualquier tipo de información que aportará tu sitio web sobre si misma. Cuanto más nivel de EAT tenga tu web, mejor será el ranking de calidad que consiga, logrando llegar a los niveles más altos de calidad según Google. Asegúrate que la información de tu sitio aporte valor a este mismo ya que según estima el último estudio de Hubspot sobre marketing digital, cerca del 50% de los especialistas ya están utilizando una estrategia de contenidos, y esto, ¿por qué? Porque brindar valor a los usuarios hace que vuelvan por tu contenido, convirtiéndote en un referente del tema.

Cuando comienzas a escribir información que llegará a tu sitio recuerda siempre “Con esto ¿Qué le estoy aportando a mis usuarios?” Y cuando ya tengas clara tu respuesta, go ahead! Atrévete a crear contenido, mantén tu estilo y no te olvides de que al final todo va en el EAT! (Bueno, quizás ahora puedes ir por un break 🥪).