Se acerca el verano y las parrillas se comienzan a encender. Vas a la tienda y, ¿qué es lo primero que haces? Sin duda, caminar a buscar carne, carbón y un buen vino. Ya sabes específicamente donde están los productos que estás buscando, y aunque a veces cuesta encontrar el carbón, hay algunas señales entre pasillos que te van a ir guiando. Esta intuición de como encontrar productos en el supermercado, ocurre también cuando estamos comprando online. 

En los eCommerce las categorías de los productos están dispuestas generalmente en la parte principal de la tienda, no es necesario ni siquiera ponerles algo para llamar la atención de los clientes y esta clasificación de los productos influencia mucho en cómo los clientes buscan lo que necesitan. 

En pocas palabras, la categorización es una estructura que relaciona los productos con sus atributos. Para las empresas, les da eficiencia a todos los departamentos a la hora de buscar información de productos. Y sin ir más lejos, este es el primer paso para que la información pueda ser utilizada a través de todos los sistemas y plataformas. De cara a la experiencia del cliente, estas jerarquías permiten que el viaje y las búsquedas sean intuitivas. 

Guía para perfeccionar las categorías de producto

Crear un buen árbol de categorías requiere de una estrategia y, cuantas menos líneas de productos y complejidades tenga, más fácil y simple será esta construcción. Si no es así, siempre puedes comenzar por el mismo lugar. Crea una taxonomía o estructura de la información que será el marco con el cual irás ordenando los datos más adelante.

#Paso 1: Identificar las fuentes

Primero descubre donde está almacenada la información de producto que manejas, y aunque se encuentre en diferentes lugares, es importante tener un mapeo de todos estos datos. Esta puede estar en catálogos, hojas de cálculos, archivos e incluso en el PIM. Descubre también desde donde estás recibiendo la información. Pregunta en los diferentes departamentos si es a través de los proveedores, distribuidores, etc. Y con esto, centraliza toda la información en un sólo lugar. Muchas empresas en este ejercicio usan uno de los Ferraris de la transformación digital que serían los ERP, para simplificar este proceso.

El gobierno de datos es una forma de recuperar la autoridad que tenemos sobre la información que manejamos, con esto esperamos tener control de los datos. Esto nos permitirá calidad de la información y precisión en nuestras decisiones.

#Paso 2: Recopilar la información de producto

Ahora es tiempo para de comenzar con el gobierno de datos. Tenemos que centralizar la información de los productos en un sólo lugar para comenzar la categorización de estos.

Nosotros a este paso le llamamos “ordenar la casa” ya que para organizar un espacio tenemos que sacar todo y comenzar a darle una estructura que nos parezca lógica, pero que también nos acomode. En este proceso hay que aprovechar también de limpiar. Mantenemos lo que nos sirve y eliminamos todo lo que esté sucio, roto o que ya no nos aporte. 

#Paso 3: Crear una relación lógica entre productos

Cuando tienes la maestra de datos alineada, es tiempo de crear las categorías. En este punto, es más fácil visualizar que productos encajan mejor en cada parte, además que muchas categorías se van a autoexplicar debido a los atributos de los productos. En el proceso de creación de las categorías también vas a poder determinar la relación entre las subcategorías que le seguirán.

Las categorías tienen que hacerle sentido al público objetivo, por lo que su nombre tiene que ser simple. Considera usar keywords de los mismos productos para los títulos de estas categorías, además puedes usar de inspiración a las empresas que lideran la industria. 

#Paso 4: Optimiza las nomenclaturas

Esta parte es fundamental ya que no es lo mismo vender 1 kilo de manzanas, que un refrigerador. Por lo que es importante que, en vez de gastar tiempo extra en el nombre de tus categorías, asegúrate de que las nomenclaturas sean coherentes. Crea una lista de atributos clave que le haga sentido a la categoría, usa el mismo tipo de palabras, se breve y cuida los detalles. Aquí establecerás incluso las reglas de escritura.

Por ejemplo, una lista general de atributos que podrías incluir en todos tus productos podría ser:

  1. Marca
  2. Categoría
  3. Sub categoría
  4. Nombre del proveedor
  5. Garantías
  6. Especificaciones técnicas (alto, ancho, peso, entre otras)

Pero como dije al comienzo de este punto, no es lo mismo una manzana que un refrigerador, por lo que probablemente no utilizarás el alto y el ancho de cada fruta que tengas en tu bodega.

#Paso 5: Considera la lógica de tus compradores

Para crear las categorías, ponte a ti mismo en la cabeza de tus clientes. Entender a la persona que comprará, basada en un contexto, es importantísimo para definir la categorización.

Y así como el área de marketing necesita conocimientos básicos de psicología, necesitamos en este proceso hacer uso de estos conocimientos también. Como disponemos de las categorías también puede influir en el comportamiento de compra de los usuarios. 

Cuando pensamos en un modelo donde los clientes están al centro de las decisiones, incluso la información de productos está gestionada para ellos. Por ejemplo, la creación de nuevas categorías acorde al avance de la tecnología es uno de estos puntos. Cuando los smartwatch llegaron al mercado, las empresas no sabían si pertenecían al departamento de joyería, o de telefonía. Es por esto que las empresas se adaptaron y,  crearon la subcategoría de Wearables, para la categoría de tecnología. 

¿Categorización Taxonómica o Temática?

En este caso las marcas deciden las categorías de sus productos acorde a los objetivos de la empresa y a los objetivos de los clientes. Como por ejemplo, algunas empresas decidirán poner los productos acorde a sus atributos, y otras acorde a una temática (Vacaciones, Verano, San Valentin, etc). Y es normal que para algunas empresas las categorías temáticas no le hagan mucho sentido ya que algunos de sus productos del inventario pueden ser transversales a cualquier temática. 

No obstante, garantizar un sistema de navegación que ayude al cliente, también tiene que mantener los valores de la marca. Y cuando creamos categorías de productos estamos preparando el escenario para vender, lo que es una combinación entre diseño y psicología. 

#Paso 6: Mejorar continuamente tus categorías

Cuando creas tu estructura de categorización tienes que saber que son perecederas, así que lo que se considera una vez como perfecto, puede en otro momento no ajustarse bien. 

Con la llegada de nuevos productos o líneas de productos deberás volver a revisar las categorías para que se ajusten a los objetivos comerciales. El proceso de verificación tiene que además resultar coherente para los clientes, por lo que las actualizaciones pueden afectar las jerarquías. 

Los sitios web y la experiencia de los usuarios no son nada sin la unidad básica: la gestión de sus productos. Cuando atraemos a los clientes ya tenemos un paso ganado, pero si no queremos perder esta parte de la tarea, es importante tener una estrategia que se enfoque en la estructura y los datos. Si las categorías no se crean y mantienen de manera lógica, o si la redacción es confusa, puede alterar el proceso de conversión. Si quieres tener más información sobre cómo crear una estructura infalible, o cómo organizar y  limpiar la información de tus productos, no tengas vergüenza en escribirnos a sales@brandnlabel.com y podemos organizar un asado una reunión 🤭.